domingo, marzo 06, 2011

conclusiones al azar



finalmente he descubierto
que en ti viven dos mujeres,
que buscan protagonismo
y lloran cada cual a su manera,

sinónimos que ocupan idéntica cama,
antónimos que deshabitan el mismo corazón

he descubierto inmersa,
en esa oscuridad de estrellas inventadas adrede,
la misma soledad que las contiene,
insobornable y hereje

que una -la más débil-
disimula detrás de una sonrisa empecinada
y que la otra, 
deja fundir en miles de palabras optimistas
amor y fantasía

tal vez ahora, después de mi diagnóstico,
tu mujer blanca y convexa, 
la que ordena y obedece los preceptos racionales
me destierre de su vida,
borre mi rostro imaginario
y deshilache mi nombre letra a letra

pero guardo la esperanza
de que tu parte cóncava,
la que vuela y es capaz de transformar el mundo
en un espejo de osadía,
reconozca esta soledad en simetrías y me acepte

porque ya sabemos que dos solos, 
simplemente, si se miran,
ya no están tan solos.





7 comentarios:

MarianGardi dijo...

Me ha gustado; bravo Marcelo!!
Un abrazo

en las nubes dijo...

Muy bonito

Un abrazo grande!

Laura Caro dijo...

¿Solamente dos mujeres?
Cada una de nosotras lleva muchas más dentro.
Un abrazo.

Beatriz Giovanna Ramírez dijo...

Somos plurales.

Anna Calero dijo...

no hay ni una de tus palabras que no contenga mil matices, es precioso e ingenioso

La Solateras dijo...

Por favor, pásate por el blog del Encuentro para decirme si te apuntas a la visita guiada del sábado por la mañana.

Un abrazo

carmen jiménez dijo...

Este poema me sigue pareciendo un espejo.